En Tilia nos ocupamos de conservar las mejores tradiciones de nuestro estilo de vida rural, preocupándonos por nuestra comunidad de familias agricultoras y promoviendo el empleo responsable del medio ambiente. Nuestro equipo de enólogos y agrónomos trabaja en varios programas con la comunidad de agricultores, a fin de implementar estos principios. Las familias de agricultores de Tilia viven en o muy cerca de los viñedos, a los cuales se trasladan en bicicleta.

  • Manejo del Agua

    El clima desértico de Mendoza convierte al agua en un recurso escaso y precioso. El equipo de Tilia promueve e implementa activamente diversas formas de cuidar el agua, ya sea mediante el uso del riego por goteo o mediante el tratamiento y reutilización del agua sobrante de la bodega. Los niveles de agua en el viñedo se controla mediante bombas de presión que aseguran que cada planta reciba estrictamente el agua necesaria, contribuyendo a evitar desperdicios.

  • Pureza del Agua

    El agua de riego de Mendoza es agua de deshielo de los Andes. Esta agua naturalmente pura desciende de las montañas nevadas hacia los ríos, arroyos y canales subterráneos, sufriendo una decantación natural, que la limpia y purifica aún más.

  • Fertilización

    Los suelos desérticos y montañosos de Mendoza son extremadamente pobres en materia orgánica, lo que cual es una ventaja para la viticultura de calidad, ya que permite mantener el vigor y los rendimientos bajos. De hecho, los suelos son tan pobres que es necesario reincorporar materia orgánica. Esto se logra intercalando cultivos que envían nitrógeno al suelo a través de su sistema radicular. Los viñedos de Tilia también reciben estiércol de cabra y desechos de levaduras de uva como abono. Por último, todo lo que se poda es dejado en el suelo para arar la tierra añadiendo componentes orgánicos.

  • Pesticidas

    En Tilia enseñamos a los trabajadores y a nuestros socios agricultores el empleo de técnicas para minimizar el uso de pesticidas. A través de un adecuado uso del riego y remoción de brotes y racimos, podemos minimizar la necesidad de emplear pesticidas. En los viñedos de Tilia el repelente para hongos más empleado es el sulfato de cobre, el cual es una sustancia natural, permitida en la viticultura orgánica. Nunca usamos pesticidas nocivos como los organofosfatos. El equipo de agrónomos ejecuta pruebas al azar en los viñedos de Tilia para asegurar un límite adecuado del empleo de pesticidas.

  • Poda y Manejo de la Canopia

    Toda la poda se realiza con elementos cortantes bien filosos de modo tal de asegurar cortes limpios, evitando heridas en las plantas y futuros tratamientos.. Respecto del manejo de la canopia, el equipo de Tilia supervisa que se remuevan los brotes y hojas necesarias para obtener una canopia con buena aireación. Esto ayuda a mantener baja la humedad relativa, evitando la aparición de hongos y el empleo de tratamientos químicos.

  • Manejo y Salubridad del Suelo

    El equipo de Tilia reconoce la importancia de preservar la biodiversidad natural de nuestros suelos. Debido a esto, estamos trabajando con el Departamento de Química Orgánica y Biológica y la Universidad Nacional de Cuyo para diseñar un programa de acción y monitoreo de la preservación de los suelos.

  • Capacitación

    El equipo de Tilia reconoce que el desarrollo de prácticas agrícolas sustentables es de vital importancia para nuestro medio ambiente y la sustentablidad de nuestra viticultura. El equipo entero de agrónomos de Tilia asiste regularmente a cursos de capacitación sobre estos temas en la Universidad Nacional de Cuyo y el INTA. Luego comparten dichos conocimientos, llevándolos a la práctica con nuestros trabajadores y socios agricultores.